20.12.20

Cierra el Canje Carina

     Esa segunda vida que los bolsilibros vivían en los canjes de revistas va llegando a su fin con la desaparición de los últimos canjes. No sé cuál será la situación en otras ciudades, pero en la ciudad donde nací, Mar del plata, los comercios dedicados al canje de novelas van desapareciendo. Hoy, el canje Carina, uno de los tres que aun funcionaban en la ciudad, cierra sus puertas. 
 Su dueña, a quien había entrevistado en septiembre del año pasado, ya tenía planes de cerrar, para lo que necesitaba vender la propiedad, cosa que, finalmente, logró hacer. 
Yo me enteré que ella había logrado vender y pensé que el local ya estaría vació, por lo que decidí ir a sacarle una foto al comercio cerrado. 
  Por suerte me encontré con la dueña, Clotilde, que estaba esperando a un hombre que iba a comprarle las estanterías. Así que aproveché para hacerle algunas preguntas sobre el cierre. El local se encontraba casi vacío salvo por unos estantes llenos de bolsilibros de Corin Tellado, y algunos libros apilados tras la puerta. 

Local 42 - Moreno 2254 - Mar del plata.


Cuando hablamos hace un año estabas con el local a la venta. ¿Cuándo lograste venderlo? 
   Veinticuatro o veinticinco de agosto me confirmaron que se vendía y mi hijo pidió cuatro meses, yo me dije una barbaridad. 

Eso te daba tiempo para vender todos los libros.
 Si, pero lo que pasa es que con el cambio tenía mucha cantidad, porque con el canje no hay nada que te alcance, como es barato se leen 50, 60, cambian mucho, algunos vienen de afuera, de otra localidad. 

Claro, tenías que dejar de cambiar y vender todo en estos meses.

   Si, entonces hice los cartelitos para vender las revistas y novelas, a los cuatro días vine entusiasmada, incluso la vecina de enfrente me preguntó, ¿que pasa Clotilde? Es que vendí el local, le dije, porque a mí lo que me molestaba era la propiedad, porque era mucho gasto, son cinco mil pesos mensuales. Por eso no quiero quedarme un día más en enero. O sea me tuve que bancar casi veinticinco mil pesos de gasto, con el negocio cerrado.

Claro, porque con la pandemia no podías abrir o si abrías la gente no venia.

  Sabes una cosa que me había quedado por preguntarte la otra vez: Vos en esta última etapa del canje, en que ya no había muchos canjes (solo queda San jorge y canje Mariano) en esta última época, sellabas? Porque el sello tenía sentido cuando la novela viajaba a otros canjes y te hacía propaganda.
  Dejé de sellar cuando supe que lo vendía, cuando tomé la decisión.

O sea que sellaste los bolsilibros casi hasta el final. 
  Si, el sello me quedó viejo, se fue deshaciendo y yo lo seguía usando. No voy a hacer un nuevo sello, me dije, yo me tengo que ir. Ves cómo quedó?

Si, se deformó con el uso, le voy a sacar una foto y la subo al blog. Cuánto tiempo te duraba el sello, cada cuánto lo tenías que volver a hacer?
  Este debe tener 15 años fácil, yo los solía hacer en Luro, librería Luro, creo que hice dos o tres desde que estoy acá, los otros duraron más, ¿Ves que a este le falta un pedazo?

Bueno no te podes quejar, selló hasta el final.
  Si, yo los amo a todos mis clientes, porque me han seguido tantos años. Me emociona pensar que los dejo, pero nos vamos a hablar por teléfono me dicen algunos. 

El sello del canje sella por última vez.


 Entre los bolsilibros de Corin Tellado, Clotilde, encontró algunos que habían quedado de ciencia ficción, pero buscando también pudimos hallar algunos del oeste y un par de policiales. Así que esta fue la última compra en el canje Carina, quedan otros dos funcionando, pero este era el que mayor cantidad y variedad de bolsilibros tenía.  

2.12.20

Vendieron nuestras vidas

 Luego de meses sin tener tiempo para dedicar al blog lo retomó con una breve reseña.

Edición original

Titulo:  Vendieron nuestras vidas
Autor: A. Thorkent / Ángel Torres Quesada
Portada: Luis Almazán
Editorial: Bruguera
Colección:  Héroes del espacio 
Nro:  184
Pag.: 94
Año: 1983

Sinopsis:

  Jess Rhodes, quien trabaja en Inglaterra en una agencia de viajes, descubre que no puede vender pasajes para ningún destino fuera del país. Esa noche se reúne con dos amigos en un bar y les comenta lo que le ocurrió. Sharon Seeley y Abe Shapiro, quien es periodista del periódico Sun.  

   Sharon Seeley trabaja en una oficina del estado, donde comienzan a darse reuniones de generales, un día descubre unos documentos con listas de personas que abandonaran el país próximamente, científicos  y políticos.

  Al descubrirse que tuvo acceso a esos documentos comienzan a seguirla, al llegar a su departamento un agente ingresa y la sujeta con violencia, pero se ve interrumpido por la llegada de Abe que lo ataca a golpes y huye con Sharon.

  Abe junto con sus dos amigos comienzan a reunir indicios sobre un complot contra Inglaterra, que culminara el día 14 a las catorce horas cuando la población de inglesa sea eliminada. Deciden ponerse en contacto con un controvertido periodista independiente para dar a conocer la poca información que poseen, pero mientras lo hacen deberán huir de agentes de seguridad que intentan capturarlos.

Critica: 
  Este es uno de los pocos bolsilibros que conserve de mi infancia. Cada tanto algún bolsilibro me gustaba mas que el resto y lo sacaba del grupo que iba y volvía de los canjes. Recuerdo que la temática conspirativa me había impresionado, tenia unos 11 años y en ese entonces me había parecido muy original y recuerdo que el final me había parecido abrupto , como si se terminara la historia cuando estaba en su mejor momento. Hoy vuelvo a leerlo.
Ritmo
  La trama conspirativa que se teje sobre los personajes y que me impresiono cuando era niño sigue funcionando, creo que ese suspenso es lo que ayuda a mantener el ritmo durante todo el relato. 
El lector queda enganchado desde el momento en que la conspiración que descubren los personajes se vuelve real para ellos y deben empezar a huir. 
 
Valoración: ☆☆☆
 
Copia:
   La copia, que por lo visto estaba en buen estado cuando la retire de un canje de revistas, no tiene sellos o marcas de lectura. Permaneció guardada unos veinte años en una caja junto a otros libros en un placard, por lo que el paso del tiempo estos años no lo han afectado. 

Portada: La portada es una lograda ilustración de Almazán, que nos muestra una nave, aparentemente de grandes dimensiones sobrevolando un planeta rojizo, nada que ver con el relato, aunque como portada cumple con la función de llamar la atención.


10.5.20

El espía que surgió de la cama

Edición original


Titulo:  El espía que surgió de la cama
Autor: Joseph Berna / José Luis Bernabéu López
Portada: Desilo
Editorial: Bruguera
Colección:  Servicio secreto 1544
Nro:  26
Pag.: 96
Año: 1980

Sinopsis:
  Deborah Cole llega a la mansión de Errol Black, un hombre con cuyas influencias pretende ganar un concurso de belleza. Cuando todo parece indicar que la pareja va a terminar en la cama los interrumpe el sonido de un helicóptero. Errol le dice a Deborah que debe atender un negocio y que suba a su habitación a esperarlo.  Al entrar en el cuarto, Deborah descubre que ya hay alguien allí, un hombre está cómodamente recostado en la cama y le apunta a ella con un revolver.  El hombre se presenta como Roger y dice ser un espía.
***
  En la planta baja, Errol se encuentra con Dino Gibbs, un hombre que ha robado unos valiosos documentos y pretende vendérselos a Errol Black. Black a su vez tiene un cliente para revender esos documentos por mucho más dinero. Pero Gibbs le exigirá más de lo acordado. De mala gana, Black, le paga a Gibbs el dinero que pide, pero al salir, Black le hace una seña a uno de sus guardaespaldas y cuando Gibbs está por subir al helicóptero, varios hombres abren fuego contra Gibbs y el piloto, ambos mueren al instante.

 Luego de recuperar el dinero y guardar los documentos en su caja fuerte, Errol sube a su habitación y encuentra a Deborah en la cama con el espía, quien luego de golpear a Errol consigue la combinación de la caja fuerte y escapa de la mansión sin ser visto y con los documentos en su poder.
                                                                        ***
 Roger se presenta en la casa de Thomas Dewey, un importante empresario, como Roger Horton y es atendido por Grace, la hija de Dewey. Roger le explica a Thomas que él recuperó los documentos robados y que pretende recibir una recompensa por ello. Mientras están hablando el timbre suena y Grace se dirige a atender.
 Al abrir la puerta , Grace se encuentra con uno de los hombres de Errol Black apuntándole con un arma.

 A Thomas comienza a extrañarle la tardanza de su hija y al ir a la puerta la encuentran abierta y una nota en el suelo. Los secuestradores quieren que el espía que robó los documentos los regrese a Black, si no lo hace, matarán a Grace.

  Roger Horton promete rescatar a la hija de Thomas Dewey y parte para la mansión de Errol Black.



Crítica: 
   El título del bolsilibro, "El espía que surgió de la cama", parodiando el título de la novela de John Le Carre "El espía que surgió del frió", nos dice desde el comienzo: esto no va en serio.
  Muchos bolsilibros, por el uso de personajes estereotipados, nos recuerdan a las películas de acción de Hollywood. Esto no ocurre con esta novela, porque los personajes son parodias de los estereotipos de Hollywood, que ya son de por si muy poco realistas.
  Todos los personajes que aparecen en la novela tanto femeninos como masculinos, solo piensan en tener relaciones sexuales.  Con cualquier persona que se les cruce...
Algunos ejemplos de lo que nos encontramos en esta novela:

"Deborah, con el propósito de excitar a Errol Back, se abrió paso con su lengua
a través de los labios y los dientes de el, y comenzó a explorar eróticamente su boca.
Al propio tiempo presionó con su agresivo trasero, con el fin de transmitir todo el calor
de su carne pietra y joven al cuerpo de él. Y lo mismo hizo con sus rotundos senos,
aplastándolos contra su pecho."

1980, El espía que surgió de la cama, Pag.7


"Con mucha naturalidad, también, se despojó de la falda, y casi se puede decir
que quedó desnuda , porque la braguita rosa era tan audazmente reducida que apenas
alcanzaba a cubrir los dorados rizos de su pubis."
1980, El espía que surgió de la cama, Pag.10


Luego de varias escenas como esta, comencé a preguntarme si la novela terminaría con
un matrimonio...


"Roger horton puso una cara muy rara.
- ¿Casarte tu, la hija de un hombre tan rico como Thomas Dewey, con un espía... ?
-¿Y por qué tienes que seguir siendo espía?
- Porque es mi trabajo, Grace.
-Mi padre puede ofrecerte en su empresa uno mucho mejor .
- No se si me gustaría.
- Claro que te gustará.
-Grace quizás tu padre no vea con buenos ojos que te cases con un espía.
-¿Cómo puedes pensar eso de lo que has hecho por él y por mi?
-Bueno, yo...
- ¿Me quieres ,Roger?
- Sabes que si.
-Yo también te quiero, Roger.
El espía sonrió.
-De acuerdo le pediré la mano a tu padre, y un empleo en su empresa. Espero que me
conceda ambas cosas.
- ¡Concedidas! - dijo Tomas Dewey, desde el otro lado de la puerta , a la cual hacia rato
que tenía pegado el oído.
 Grace y Roger sorprendidos al principio, se echaron a reír.
Luego se abrazaron y volvieron a unir sus bocas.
Roger Horton acabo de soltar el nudo de la blusa femenina y comenzó a acariciar los
pequeños, pero cálidos senos de Grace Dewey, la muchacha que muy pronto iba a
convertirse en su esposa.
                                                           FIN "

1980, El espía que surgió de la cama, Pag.96



Creo que hoy en día se nos hace un poco difícil entender esa irrupción de erotismo en
los bolsilibros, que en nada mejoraban los relatos. Me refiero a que no los hacían mas
entretenidos, ni los transformaban en logrados relatos eróticos. Pero después de tantos
años de censura, supongo que esto era lo que vendía, y a las editoriales solo les interesaba 
vender.

Algo similar vivió la Argentina al terminar la dictadura: los kioskos se llenaron de revistas con 
un contenido relacionado a lo sexual como Sexhumor, Eroticon etc, de hecho tengo entendido
 que se lo llamó "el destape argentino", en alusión al destape español.

Valoración: ☆☆

Copia: la copia, en buen estado presenta 10 marcas de lectura y 3 sellos de canje. 






Portada:  La portada de Desilo, (Desiderio Babiano Lozano Olivares ),  parece hecha a medida de este bolsilibro, ¿quizás haya sido el resultado de un pedido de la editorial para cubrir un bolsilibro con un título tan particular?. 


 A los que estén interesados en leer sobre el erotismo en los bolsilibros les recomiendo
el siguiente artículo en el sitio de José Carlos Canalda, que fuera galardonado con el
Premio Ignotus en 2002 :
El erotismo en las novelas de a duro